¿Se siente roto por dentro? Lee esto ahora

Hay muchas razones por las que puedes sentirte roto por dentro. Tal vez estés luchando con un duelo o una ruptura dolorosa. O, tal vez, has perdido tu trabajo o has terminado una amistad importante. Sea cual sea la causa de ese sentimiento de ruptura, es probable que te cueste ver un futuro positivo para ti y que rara vez disfrutes de tus días. Es posible que hayas perdido el sentido de ti mismo y que creas que todos tus esfuerzos se han quedado en nada.

Si te preocupa constantemente que te sientas roto y perdido de esta manera, puede que te preocupe que no haya forma de que te sientas mejor. La buena noticia es que, aunque es innegablemente horrible sentirse devastado y a la deriva, hay formas de superar esta experiencia y salir del otro lado. En esta guía, exploraremos ocho cosas que vale la pena recordar cuando te sientes roto por dentro, mostrándote cómo aplicar estos consejos a tu propia vida en todo momento.

8 cosas que debes recordar cuando te sientas roto por dentro

Antes de pasar a los mensajes clave que pueden ayudarte a recuperarte, es importante señalar que sentirse roto no es una señal de que debas renunciar a tus objetivos o a tu felicidad. Todos pasamos por períodos en los que nos sentimos rotos, a veces sin remedio. Es una experiencia profundamente humana porque nuestras vidas a menudo están moldeadas por encuentros fortuitos y cambios impredecibles.

Entrar en una fase de ruptura simplemente significa que se ha interpuesto un obstáculo importante en tu camino y que necesitas pasar una cantidad de tiempo sostenida procesando esta experiencia reciente para que puedas averiguar lo que significa para tu futuro. Esto es cierto tanto si has perdido de alguna manera una persona, una oportunidad, un papel o un aspecto de tu salud.

Además, aférrate a la idea de que hay muchos alcances para aprender, de lo que estás pasando. Aunque ahora no lo parezca, es muy probable que tus experiencias actuales te estén moldeando de una manera que, en última instancia, te llevará a una nueva dirección positiva. Confía en que puedes y vas a superar este dolor, recuperar tu capacidad de recuperación y encontrar formas de volver a ser feliz.

No rechaces ni entierres tus sentimientos

Cuando te sientes roto, a menudo existe la tentación de apartar tus emociones porque son muy dolorosas. Puede que incluso te avergüences de algunos de tus sentimientos, quizás creyendo que son un indicio de debilidad.

De hecho, todos sentimos tristeza, ira y arrepentimiento, y algunas cosas que nos suceden provocan naturalmente este tipo de emociones. Así que acepta tus sentimientos en lugar de rechazarlos. Confía en que están justificados.

Otra razón por la que es importante comprometerse con tus sentimientos es que no puedes hacerlos desaparecer. Cuando reprimes o te niegas a reconocerlos, no te deshaces de ellos, sino que los dejas a un lado para que se pudran. En la mayoría de los casos, corres el riesgo de que esos sentimientos estallen en tu interior de forma imprevista, y puede ser más difícil lidiar con ellos cuando eso ocurre. Por el contrario, cuando aceptas tus sentimientos tienes la opción de trabajar con ellos conscientemente.

Todo es temporal

Nada es permanente, ni siquiera sentirse roto por dentro. Todas nuestras vidas son una serie de momentos de subidas y bajadas y está garantizado que contienen tanto miseria como alegría. Cuando seas viejo, es probable que recuerdes los momentos difíciles con cierta nostalgia, ya que podrás ver el papel que desempeñaron en la formación de la persona en la que te convertiste. A menudo olvidamos lo corta que es la vida y lo temporales que son todas nuestras experiencias.

Cuando te sientas destrozado, citas como «Esto también pasará» pueden convertirse en mantras de afirmación que repitas cuando te invada la tristeza. Repetirte este tipo de frases puede ayudarte a creer que tu angustia es pasajera. Del mismo modo, echar la vista atrás a dificultades anteriores puede poner ésta en contexto, ayudándote a ver esto como un bache en tu vida y no como un estado permanente.

Puedes pedir ayuda

Puede que te dé vergüenza admitir que no puedes afrontarlo solo, o que la idea de compartirlo te dé miedo. Sin embargo, cuando estás sufriendo a un nivel profundo, puede suponer un mundo de diferencia si estás dispuesto a hablar y decir que necesitas apoyo.

Cuando guardas todos tus pensamientos y sentimientos en tu interior, se vuelven más grandes de lo que son y puede ser muy difícil ganar perspectiva sobre tu situación. En cambio, hablar con alguien te ayuda a compartir parte de la carga y te permite aprovechar la capacidad de otras personas para resolver problemas. A la hora de elegir a quién pedir ayuda, piensa en las personas emocionalmente más maduras y compasivas de tu vida. Y si desea el anonimato, considere la posibilidad de trabajar con un consejero para explorar y superar su sentimiento de ruptura.

Recuerde que tiene el control

Es fácil sentirse impotente cuando su espíritu está roto. Puedes pensar que sólo estás siendo golpeado por la vida, y que no tienes poder para dar forma a tu futuro. Sin embargo, es fundamental que creas que tienes cierto control sobre tu situación. Si bien no puedes cambiar el pasado, tienes cierto poder sobre la forma en que respondes a ese pasado, y tienes mucho poder sobre el aspecto de tu futuro.

En lugar de obsesionarte únicamente con lo que no puedes cambiar, dirige parte de tu atención a la cuestión de las opciones que tienes actualmente. Analice todas sus opciones, por muy poco atractivas o inverosímiles que sean al principio. A continuación, intenta tomar al menos una decisión que subraye tu autonomía personal. Hacerlo te recordará que no estás indefenso o inerte y que muchas de las vías de la vida siguen abiertas para ti.

Acepta el cambio

Cuando te sientes roto por dentro, a menudo es porque la vida ha cambiado de una manera que no te gusta. Cuando este tipo de acontecimientos te quitan a alguien o algo importante, es natural que tu respuesta instintiva sea temer y aborrecer la idea del cambio. Sin embargo, el cambio es inevitable, y cuando utilizas tu energía luchando contra él, sólo avivas los sentimientos de ira, impotencia y decepción.

En lugar de luchar contra el cambio con uñas y dientes, intenta aceptarlo y darte cuenta de lo que puede hacer por ti. Al fin y al cabo, sólo con el cambio necesario serás más feliz, estarás más satisfecho o te sentirás más realizado. Puede ser útil hacer una pequeña lista de algunos de los mayores cambios positivos de tu pasado. Esto te ayudará a ver que el cambio puede ser una fuerza para el bien, y empezar a romper algunas de las asociaciones negativas que pueden estar frenando tu avance.

Estás viviendo en el ahora

thelawofattraction

Una vez más, estar completamente presente puede ser difícil cuando te sientes roto; puedes encontrarte centrado en el pasado, o mantener tu atención ocupada para no tener que experimentar el momento. Sin embargo, tomar conciencia de lo que ocurre (dentro y fuera de ti) es una de las formas más eficaces de aprender de tu pérdida y crear un futuro satisfactorio. Cuando estás totalmente presente, puedes aceptar y procesar los sentimientos tal y como vienen, y esto puede dar un gran impulso a tu autoconocimiento.

Si te cuesta vivir el momento, considera la posibilidad de realizar una práctica diaria de mindfulness. No es necesario que hagas una meditación elaborada si no quieres. El simple hecho de concentrarse en la respiración durante diez minutos puede marcar la diferencia. Escudriñar tu cuerpo (de la cabeza a los pies) también puede ser un ejercicio eficaz de mindfulness, ya que pone de relieve las zonas de tensión y te ayuda a enfrentarte a los sentimientos contradictorios que pueda haber en tu interior.

Recuerda lo que tienes que agradecer

Cuando te sientes roto, el sentido puede ser difícil de encontrar. Puede que tengas la sensación de que sólo eres una persona con mala suerte, tu mente repite constantemente todas las peores cosas que te han pasado. Aunque pueda sonar contradictorio, haz lo posible por recordar aquello por lo que te sientes realmente agradecido en tu vida. Cuanto más seas capaz de hacerlo, más esperanza y curación cultivarás.

Si te cuesta pensar en grandes cosas que te inspiren gratitud, no te preocupes. Céntrate en las pequeñas cosas que te aportan alegría, por muy intrascendentes que te parezcan. Piensa en tus canciones favoritas, en los mejores libros que has leído, en las cosas más bonitas que has visto.

Piensa en lo que te gusta comer, en las relaciones que has apreciado y en los lugares que has visitado. Cualquier cosa que puedas hacer para conectar con las partes más brillantes y hospitalarias del mundo te ayudará.

Puedes crecer a partir de esto

Por último, cuando te sientas roto, intenta recordar que los acontecimientos difíciles de la vida suelen facilitar un desarrollo personal positivo a largo plazo. Es natural que ahora mismo, a veces te preguntes si la vida siempre será así de dura y triste. Es difícil mantener la esperanza en tu corazón cuando tu confianza o tu felicidad han sido golpeadas de manera fundamental. Dicho esto, si eres capaz de encontrar en ti mismo lo positivo, te lo agradecerás más adelante.

Encontrar razones para ser optimista o tener esperanza no significa invalidar el dolor por el que has pasado. Simplemente refleja la voluntad de ver que todo en la vida tiene más de una cara. Y si todavía no puedes ser positivo sobre el futuro, al menos ten en cuenta cómo has crecido a lo largo de este periodo de tu vida. Las lecciones a las que te enfrentas ahora podrían ser algunas de las más importantes que aprenderás en tu vida.

Potente audio de afirmaciones:Prueba esta descarga gratuita de MP3 hoy mismo

Haz clic aquí para reclamar al instante tu descarga GRATUITA de Sensación de Afirmación y aprende a aplicar afirmaciones positivas a tu vida.

Más de 261.977 personas ya han descargado este poderoso audio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *