¿Qué es FibroScan y cómo puede ayudar con el hígado graso?

21 de febrero de 2020

Blog de Hígado Graso

Si su médico cree que puede tener la enfermedad de hígado graso, ordenará varias pruebas para verificar el diagnóstico y determinar qué parte de su hígado está afectada.

Podría comenzar con análisis de sangre para comprobar sus enzimas hepáticas. Las enzimas hepáticas elevadas son un indicador de ciertas condiciones de salud, incluyendo el hígado graso. A continuación, una ecografía o un TAC de su hígado puede ayudar a identificar anomalías en el hígado.

Si las enzimas hepáticas están elevadas y la ecografía o el TAC muestran anomalías, el siguiente paso es una tradicionalmente una biopsia. Para realizar una biopsia, el médico introduce una aguja en el hígado para extraer un pequeño trozo de tejido. La muestra de tejido se enviará a un laboratorio donde se examinará al microscopio.

Una biopsia tradicional puede determinar el diagnóstico de hígado graso descartando otras afecciones. También puede ayudar a determinar la gravedad del daño en el hígado.

Debido a que una biopsia es un procedimiento invasivo, existen ciertos riesgos, como el dolor, la infección, la hemorragia y otras complicaciones más graves.

¿En qué se diferencia FibroScan de una biopsia tradicional?

Una técnica más reciente para diagnosticar la enfermedad del hígado graso utiliza una máquina especializada basada en ultrasonidos para medir la cicatrización y la acumulación de grasa, denominada cambio graso, en su hígado. Al igual que otros exámenes ecográficos, FibroScan es indoloro, fácil y rápido. Y como no es invasivo, no conlleva los mismos riesgos que una biopsia invasiva.

Un FibroScan no requiere ninguna preparación especial, aunque es posible que se le pida que no coma ni beba durante unas horas antes del FibroScan. Es completamente indoloro, no es necesario ningún tipo de sedación y sólo tarda unos minutos en completarse. Después de un FibroScan, podrá volver a ponerse en pie en cuestión de minutos, sin tiempo de recuperación ni instrucciones especiales.

¿Cómo funciona FibroScan para el hígado graso?

La acumulación de células grasas en la enfermedad del hígado graso provoca cicatrices, denominadas fibrosis. Una forma de medir la gravedad de la enfermedad del hígado graso es medir la fibrosis presente en el hígado. La fibrosis provoca rigidez en el tejido hepático.

El FibroScan, también llamado elastografía transitoria, mide la velocidad de las ondas de ultrasonido a medida que se desplazan por el hígado. Las ondas de ultrasonido se mueven a diferentes velocidades a través del tejido hepático normal y las áreas de fibrosis.

Los resultados de un FibroScan están disponibles inmediatamente después de la exploración. Su médico puede interpretar los resultados y, juntos, pueden elaborar un plan de tratamiento o de pruebas adicionales, si son necesarias.

No espere a diagnosticar su enfermedad hepática

Si el miedo a una biopsia le impide avanzar en las pruebas para detectar una posible enfermedad de hígado graso, hable con su médico sobre FibroScan. Se trata de una solución rápida, indolora y no invasiva que puede proporcionarle rápidamente al médico información importante sobre su enfermedad. En cuestión de minutos, puede dejar atrás el miedo y pasar a un plan de tratamiento.

Esperar es una opción que puede tener un precio elevado. Dejar la enfermedad del hígado graso sin diagnosticar y sin tratar es arriesgado. La fibrosis severa puede conducir a la cirrosis, una condición peligrosa donde el hígado ya no puede funcionar correctamente. La cirrosis puede poner en peligro la vida.

No existe ningún medicamento para tratar el hígado graso, pero los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a revertirlo en muchos casos. Si le preocupa una posible enfermedad del hígado graso, el momento de hablar con su médico sobre FibroScan es ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *