Dónde aplicar el colorete para conseguir un efecto lifting instantáneo (pista: no es en las manzanas de las mejillas)

El colorete es la guinda de nuestra rutina de maquillaje mínima. Es el toque rápido de color que calienta nuestra tez y -si tenemos suerte- nos hace parecer que acabamos de volver de un paseo tranquilo alrededor de la manzana. Pero según un vídeo viral de la creadora de YouTube Alexandra Anele, el colorete puede hacer algo más que resaltar los pómulos. Si se coloca estratégicamente, puede alterar todo tu rostro. Esto es todo lo que aprendimos de Anele en su esclarecedor tutorial.

Dónde aplicar el colorete

Antes de sumergirte en dónde colocar el pigmento, debes saber que el colorete debe y puede aplicarse en cualquier zona que te haga más feliz, ya sean los párpados o la punta de la nariz. Pero si lo que quieres es que tus pómulos parezcan tallados en mármol y estén lo suficientemente cincelados como para ser exhibidos en el Met (*levanten la mano*), entonces los consejos de Anele pueden ser el truco.

Olvídate de la fruta

Siempre nos han dicho que sonriamos ligeramente al aplicar el colorete. Así es más fácil detectar las «manzanas», o partes más redondas de nuestras mejillas, antes de acentuarlas con el color. Pero Anele dice que esta técnica puede no ir bien con la forma de la cara de todo el mundo. Las personas con mejillas redondas y prominentes (mirándote a ti, Chrissy Teigen) tendrán un aspecto francamente querubínico cuando centren el colorete justo en las manzanas, pero si tienes las mejillas más planas como Anele, este método no es tan eficaz. Cuando dejamos caer las mejillas después de sonreír, el colorete acaba cayendo hacia la boca, lo que puede «arrastrar el centro de la cara hacia abajo», señala la experta en belleza en su vídeo.

Encuentra tus pómulos

En lugar de centrarse en la parte carnosa de nuestras mejillas, Anele sugiere depositar el color más arriba, en los propios pómulos. Para localizarlos, coloca dos dedos donde la parte superior de la oreja se une a la cara y tantea en busca de un saliente. Enfatizar esta zona atrae la atención hacia arriba y hacia fuera, para conseguir ese efecto lifting que buscamos.

Jugar

Si eres fan del iluminador, puede que te resulte familiar la forma de C (desde el borde de la ceja hasta la parte superior de los pómulos) que ha utilizado para guiar su aplicación. En su tutorial, Anele apunta a esta misma zona con el colorete. Con una mano ligera y un poco de producto, Anele comienza en las sienes y da golpecitos con el colorete a lo largo de los puntos más altos de sus pómulos, deteniéndose justo antes de llegar a la mitad de sus mejillas. La YouTuber centra la mayor parte del pigmento en el borde exterior de sus pómulos por dos razones: da la ilusión de que las mejillas están más arriba en la cara (o acentúa los pómulos ya altos) y crea un efecto de halo etéreo alrededor de los lados de la cara. Revisa y comprueba.

Cuando tengas dudas (o cuando el aburrimiento te asalte), tómate tu tiempo para experimentar con la colocación del colorete que más te convenga. Prueba el método de la sonrisa en un lado de la cara y el de Anele en el otro y compara los resultados. El maquillaje es divertido, ¿recuerdas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *